La campaña italiana en América Latina

Por Federico Larsen |
Seis de los doce legisladores que representarán a los italianos en el exterior tras las elecciones del próximo 4 de marzo se definirán en Sudamérica. Entre el 18 de febrero y el 1 de marzo, 1.596.632 italianos residentes en la región recibirán las boletas, sobres e instrucciones para sufragar a la distancia. La mayoría de ellos en Argentina. Una vez completada la documentación, cada votante deberá enviarla al consulado que corresponde a su domicilio, y de allí los votos viajarán a Roma para ser computados junto con los de los 50 millones de italianos que elegirán a sus representantes el 4 de marzo.
Un trámite poco común, que las ocho listas que presentan candidatos en Sudamérica intentan explicar lo más fácil posible. La no obligatoriedad del voto y cierta complejidad en su realización podrían perjudicar sus aspiraciones. La campaña, entonces, ya arrancó.
El primero en presentar su lista fue el oficialista Partido Democrático, a principio de enero en Mar del Plata. Entre los candidatos, se destacan el actual diputado Fabio Porta, el ex subsecretario de Gobierno, Producción y Desarrollo Social de General Pueyrredón, Alberto Becchi y el cantautor italo-argentino Piero De Benedictis.
“Hicimos una lista muy importante, que tiene la ambición de ganar y ser el primer partido en Suramérica así como queremos serlo en Italia”, explicó a Tiemp Porta, quien encabeza la lista de senadores. “Para eso elegimos personas extremadamente calificadas en diferentes ámbitos, tanto con militancia en el partido como representantes de la sociedad civil y del mundo de la cultura italiana”.
Sobre la inclusión de Piero, aseguró que “nos honra. Hace años está siguiendo un proyecto paralelo al del PD en el continente, el Progetto Italici, que busca poner en valor la presencia italiana en América Latina”. Nacido en la provincia de Lecce, el cantante ganador del Grammy y radicado en Argentina tiene una enorme fama en América Latina que podría acercar electores en todo el continente.
La confección de las listas del PD, sin embargo, ha levantado serias polémicas entre la conducción del ex primer ministro Matteo Renzi y la minoría de izquierda. En América Latina, el desempeño del gobierno hacia los ciudadanos en el extranjero también produjo rispideces.
El ex secretario del partido en Argentina, Francesco Rotundo, se presentará con una lista propia, la Unione Tricolore America Latina (UNITAL). Muy crítico con la implementación de la tasa consular de 300 euros aprobada por el oficialismo del PD, Rotundo asegura que su ex partido “se ha olvidado” de los italianos en el exterior. “El 30% de ese impuesto debía servir para fortalecer la red consular. Han pasado dos años ya y ese dinero sigue en el tesoro nacional”.
En Italia, otra escisión del PD, liderada por el ex juez antimafia Pietro Grasso, dio vida a un nuevo partido de izquierda, Liberi e Uguali (LeU), que tendrá su expresión en la votación en América Latina.
Encabeza la lista de candidatos al senado de LeU Silvana Rizzioli, directora del Instituto de Competências Empresariais en Belo Horizonte, donde vive desde 1970 con su marido, Valentino Rizzioli, actual vicepresidente ejecutivo de Fiat Brasil. “Yo nunca me ocupé de política, pero tradicionalmente mi familia en Italia sí”, explicó Rizzioli. “Por nuestra trayectoria tenemos una red de relaciones ligadas al llamado Sistema Italia que estamos involucrando, como asociaciones, emprendedores, instituciones. Nuestro principal problema es el tiempo. Entre las fiestas de fin de año, las vacaciones de verano y el carnaval que se aproxima, debemos optimizar nuestra llegada a los electores italianos”.
Rizzioli asegura estar ya trabajando en una campaña que va desde reuniones con los directivos de clubes de fútbol con orígenes italianos, como Palmeiras y Cruzeiro, hasta con gobernadores y ex gobernadores locales -también involucrados en la campaña de cara a las elecciones de agosto en su país-.
Su rival en Brasil será la actual diputada Renata Bueno. Elegida en 2013 por la USEI, Bueno y su agrupación Passione Italia se inscribieron con la lista Civica Popolare, aliada al PD, y cuenta con el fuerte apoyo del sector productivo italo-sudamericano, como el poderoso grupo Matarazzo, líder de la industria italiana en Brasil, y de su descendiente, Andrea Matarazzo, ex ministro de Comunicación de Fernando Henrique Cardoso.
El Movimiento Cinco Estrellas (M5E), primero en todos los sondeos en Italia, también se presentará en América del Sur. “Nosotros que somos los portavoces de los italianos en el extranjero debemos sentirnos un poco más protegidos”, sostuvo desde Colombia Roberto Iuretigh, candidato a diputado del movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo. “Pero también hay que defender a todos los italianos, de cualquier partido y residencia, de los atropellos que hemos resistido hasta hoy”, aclaró Iuretigh, en línea con las denuncias que han dado un gran éxito a su movimiento.
Para enfrentar al M5E, los partidos de la derecha italiana han formado una gran coalición que disputa el primer lugar y la posibilidad de formar gobierno. Forza Italia, del eterno Silvio Berlusconi, La Lega y Fratelli d’Italia, presentaron una lista unitaria también en el extranjero.
Nicolás Moretti, reconocido empresario en la comunidad italiana de La Plata, y candidato a diputado por Forza Italia, explicó que su partido auspicia la “creación de puentes interempresariales, interuniversitarios e interescolares”. Y agregó: “Las asociaciones italianas deberían convertirse en empresas sociales. Con compromiso local y un puente sólido con Italia. No solamente pedir asistencia”.
Desde la implementación del voto para residentes en el extranjero en 2006, sin embargo, la lista que siempre logró sumar la mayor cantidad de preferencias en América Latina fue la del Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior (MAIE), fundado por el empresario argentino y diputado en el parlamento italiano Ricardo Merlo, históricamente cercano a las coaliciones del centro derecha, y que este año competirá por un lugar en el senado.
 Por último, otro histórico candidato en las elecciones italianas en la región, Eugenio Sangregorio y su Unione Sudamericana Emigrati Italiani (USEI), tras la salida de la diputada Bueno de sus filas, intentará retener un lugar para su partido en el parlamento.