El socialismo ganó las elecciones en España pero deberá negociar

Pedro Sánchez durante la celebración de la victoria en las elecciones, en la sede central del PSOE. Ph: Javiér López / EFE

El oficialista Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de la mano del actual presidente Pedro Sánchez, ganó las elecciones generales de España de este domingo pero deberá construir alianzas con partidos izquierdistas y nacionalistas para poder formar gobierno. Al finalizar la jornada electoral, el histórico partido logró 7.480.755 de votos y llegó al 28,7%, liderando de esta manera el recuento con 123 parlamentarios. El segundo lugar fue para el Partido Popular (PP) con el 16,7% y apenas 66 escaños, el peor resultado de su historia.

En tercer lugar salió Ciudadanos, una formación de centro derecha y liberal liderada por Albert Rivera, con el 15,9% y 57 diputados. El cuarto puesto fue para Unidas Podemos (UP), una alianza entre Podemos e Izquierda Unida que llevó la lucha del movimiento feminista español en su nombre, al obtener el 11,95% y 35 delegados; si se le suma el porcentaje de En Comú Podem, el partido aliado que se presentó en Cataluña, UP consiguió en total un 14,3% de los votos y 42 legisladores generales. El quinto partido más votado fue Vox, el representante de la extrema derecha, con el 10,3% y de esta manera ingresa por primera vez al parlamento nacional con 24 parlamentarios. El resto de las fuerzas políticas independentistas, especialmente de Cataluña, y nacionalistas consiguieron 38 bancas.

España tiene un sistema de gobierno parlamentario, por lo que los partidos deben obtener el apoyo de 176 diputados, de un total de 350, para poder formar gobierno. El PSOE no lo podrá lograr solo, por lo cual deberá recurrir a alianzas. Un posible acuerdo con UP –con el que ya forma gobierno en la actualidad– no será suficiente, ya que se quedaría en 166. Una alianza con más de tres partidos políticos, especialmente nacionalistas de diferentes regiones del país, quedaría en la puerta de la mayoría, por lo cual el PSOE debería enfrentar el dilema de tener que recurrir a los partidos independentistas catalanes, como Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), para lograr su objetivo. A Pedro Sánchez le gustaría poder evitar una unión con los partidos que pugnan por la independencia catalana principalmente por las denuncias de los partidos de la derecha, que los rechazan totalmente.

La victoria electoral fue la primera desde el año 2008 para el PSOE. En las elecciones del 2016, el partido había obtenido su peor resultado histórico con el 22,6% de los votos y 85 parlamentarios. En comparación, obtuvo dos millones de votos y 38 escaños más, y con los números de ayer logró casi duplicar el resultado del PP. A su vez, el PSOE ganó el domingo en todas las comunidades autónomas del país salvo Cataluña, el País Vasco, Navarra y Melilla, destacándose su victoria en Madrid, algo que no conseguía desde 1986. Además, salió victorioso por primera vez desde el retorno de la democracia en Galicia.

Resultados de las elecciones y posibles mayorías. Fuente: El País

El actual presidente, Pedro Sánchez, habló ante sus seguidores y aseguró que “ha ganado el futuro y ha perdido el pasado”, y afirmó: “No queremos involución, queremos un país que avance”. Sobre las posibles alianzas de gobierno, sostuvo que está dispuesto a gobernar con las fuerzas que “respeten la Constitución y promuevan la justicia social”. Durante su discurso, el público cantó “con Rivera no”, en rechazo a una posible alianza con la fuerza de centroderecha Ciudadanos (que podría formar gobierno). “Creo que ha quedado claro”, respondió Sánchez descartando un posible pacto.

Por otro lado, el partido Vox (“voz” en latín), de extrema derecha, logró ingresar al Parlamento nacional por primera vez pero no tendría un papel determinante, ya que las fuerzas de la derecha no logran formar gobierno. El líder de la formación, Santiago Abascal, prometió llevar el discurso machista, xenófobo y racista a la Cámara de Diputados y en su discurso les dijo a sus seguidores: “Bienvenidos a la resistencia”. Asimismo, el Secretario General del partido, Javier Ortega Smith, afirmó: “Es un día histórico, la marea verde [por el color partidario] ya es imparable”. De esta manera, España tendrá en su Poder Legislativo a un partido representante de la ola de extrema derecha que ha logrado importantes cuotas de poder en el último tiempo en toda Europa.