Ganó Giammattei: de Guatemala a guatepeor

El presidente electo Giammattei

Guatemala eligió a su futuro presidente. En la segunda vuelta electoral, el candidato del partido Vamos, Alejandro Giammattei, alcanzó el 57,95% del electorado con casi dos millones de votos y venció a su oponente Sandra Torres, representante de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que obtuvo el 42,05% (1.300.000 sufragios) y no logró mantener el primer puesto que había conquistado en las generales de junio.

De esta manera, Giammattei consiguió el objetivo que viene buscando desde hace tres elecciones –siempre mediante partidos distintos– y asumirá el próximo 14 de enero. Una vez en la Casa Presidencial, deberá enfrentar e intentar resolver los graves problemas políticos, económicos y sociales que enfrenta el país y que se evidenciaron con el 61% de abstencionismo que existió en el ballotage, una muestra del descontento que existe entre los ciudadanos, con un sistema político manchado por escándalos de corrupción que no ha logrado resolver, principalmente, la pobreza y la violencia existentes.

Alejandro Giammattei ha ganado las elecciones con una campaña electoral basada en la lucha contra la violencia, particularmente por las pandillas que actúan en el país, con medidas como aplicar la pena de muerte y calificar a los pandilleros como terroristas. Es un hombre de 63 años, que sufre una esclerosis múltiple desde hace mucho tiempo y, a lo largo de su vida, ha trabajado en el Cuerpo de Bomberos, en el Tribunal Supremo Electoral y en el Sistema Penitenciario.

Su trabajo en las cárceles del país es un peligroso antecedente para la sociedad guatemalteca. En 2006, con la intención de recuperar una cárcel tras un motín, llevó a cabo la Operación Pavo Real en la Granja Penal Pavón, hecho por el que resultaron asesinados siete presos. Más tarde, la Justicia y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) concluyeron que la operación había sido una excusa para ocultar una operación de limpieza social. Por ello, Giammattei, en ese momento director del Servicio Penitenciario Nacional, estuvo diez meses preso por delitos de lesa humanidad hasta que la Justicia cerró el caso y el ahora electo presidente recuperó su libertad.

Las ventanas de la cárcel de Pavón luego de la Operación Pavo Real. Ph. AFP

Sobre estas elecciones, el perfil del futuro presidente del país centroamericano y la realidad que vive Guatemala, L´Ombelico del Mondo dialogó con el periodista y corresponsal español, Asier Vera, quien también ha viajado junto a las caravanas migrantes que en el 2018 intentaron llegar hasta los Estados Unidos. Luego de cuatro años de gobierno de Jimmy Morales, Vera aseguró que “deja un país peor del que se encontró” y que tiene la sensación “de que en cuatro años no se ha avanzado en absolutamente nada”. Ante la victoria de Giammattei en las elecciones, y de cara al futuro del país, afirmó: “Se ha elegido una absoluta continuidad en la situación política”.

–¿Cómo se puede analizar la victoria de Alejandro Giammattei en las elecciones de Guatemala?

–Yo creo que lo que se ha elegido es una absoluta continuidad en la situación política. Es una persona de derecha que ya se ha manifestado en contra de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que expira su mandato el 3 de septiembre. El presidente saliente, Jimmy Morales, ya firmó su expulsión porque no va a renovar su mandato y Giammattei está totalmente de acuerdo. Es una pura continuidad. La ciudadanía no ha querido sorpresas. La candidata opositora, la socialdemócrata Sandra Torres, puede acabar en prisión en los próximos días en cuanto se le acabe la inmunidad. Ella ya se presentó en el 2015 pero el Ministerio Público, y especialmente la CICIG, la investigó por el delito de asociación ilícita y financiamiento electoral ilícito dado que no reportó tres millones de dólares que recibió de financistas. En cuanto se le acabe la inmunidad, que será cuando el Tribunal Supremo Electoral ratifique los datos y las cifras electorales, esta mujer probablemente podría entrar en prisión. Aquí ya se habla de que se va a fugar, de que se va a ir, algo bastante habitual aquí en Guatemala: políticos supuestamente corruptos que son investigados inmediatamente salen del país, sobretodo porque siempre hay filtraciones del día y la hora en que te van a detener.

¿Cómo crees que será la transición política entre Alejandro Giammattei y Jimmy Morales?

–Giammattei se ha reunido con Jimmy Morales, cuyo mandato finaliza el 14 de enero de 2020, y esos cinco meses que comienzan son un traspaso de poderes. Van a crearse 12 comisiones en las que tienen que abordar la manera en la que se hace el traspaso. Yo supongo que lo que le va a decir Giammattei a Morales será que cualquier decisión política que adopte a partir de ahora tiene que contar con el visto bueno de él y de su equipo. Es decir, que si ahora mismo se fueran a comprar esos dos famosos aviones Pampa a la Argentina, pues tendría que comunicárselo a Giammattei y este debería dar el visto bueno.

¿Cuáles cree que han sido los elementos con los que Giammattei ha convencido a sus electores?

–Lo tenía muy fácil. Tan fácil como que su contrincante está muy involucrada supuestamente en casos de corrupción. Una señora que ya estuvo en el Gobierno con su entonces esposo, Álvaro Colom, y fue un gobierno muy manchado por la corrupción; Colom estuvo incluso en la cárcel en prisión preventiva, ahora mismo está en arresto domiciliario. Según dicen, la verdadera presidenta fue Sandra Torres. La gente la conoce, es una vieja política al igual que Giammattei, quien se ha presentado cuatro veces consecutivas con cuatro partidos políticos diferentes. En el caso de Sandra Torres se presentó tres veces, una de las cuales la Corte de Constitucionalidad le dijo que no podía porque era familiar, por aquel entonces, de Colom. La gente lo que decía era que votaba contra ella, ellos no querían que esta señora llegara al poder.

Algunos también decían, con mucha distorsión –porque no tiene nada que ver–, que no querían que Guatemala se convirtiera en una Venezuela o en una Nicaragua. Es un temor absolutamente infundado, inoculado quizás por la derecha y por este sentimiento anti Venezuela. Lo cierto es que no querían que ganara Sandra Torres; es más, decían que no les gustaba ningún candidato pero que había que votar por alguno de los dos. El reflejo de que no gustaba ninguno de los dos es el elevadísimo número de abstención. Además, la gente confía en que este hombre, como no ha tocado la política, a pesar de que se ha presentado cuatro veces y dos veces a la alcaldía de la capital merece el beneficio de la duda. Un beneficio de la duda que ya le han dado a Jimmy Morales en el 2015 con su lema “ni corrupto ni ladrón” y resultó ser lo que resultó.

¿Qué Guatemala deja Jimmy Morales luego de su mandato presidencial? 

–Deja una Guatemala en la que faltan 41 niñas que fallecieron el 8 de marzo del 2017 en un hogar de protección en un incendio donde fueron encerradas ilegalmente, y donde otras 15 resultaron heridas de gravedad. Esa es para mí la peor herencia. Un presidente que no solo no protegió a estas niñas que estaban bajo su resguardo sino que dejó que se murieran en un incendio. Ni sus funcionarios del Estado ni él hasta hoy jamás han pedido perdón. Para mí es algo bastante relevante. Deja muchos muertos por la irrupción de un volcán en la que jamás se avisó a las poblaciones que vivían debajo del volcán para que pudieran evacuarse. Eso como casos muy coyunturales.

En cuanto a lo estructural, evidentemente deja una miseria y una pobreza que afecta a 6 de cada 10 guatemaltecos; ello se incrementa hasta en un 70% en los casos de la población indígena. Deja muchos vacíos en cuanto a la corrupción. Deja un país sin el organismo que ha apoyado a la Fiscalía en todas las investigaciones de casos de corrupción. Deja huérfano prácticamente a un Ministerio Público que no tiene las capacidades suficientes ahora mismo para abordar la cantidad innumerable de casos de corrupción que afectan a todas las instituciones, y ahora mismo el Ministerio Público ha anunciado simplemente que va a reforzar la Fiscalía con 60 trabajadores más. Eso, evidentemente, no suple para nada todo el trabajo que ha hecho la CICIG desde el 2007, que es haber investigado numerosos casos de corrupción, entre ellos los casos que afectan al ex presidente Otto Pérez Medina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, que desde septiembre del 2015 se encuentran en prisión. Fueron a prisión por un caso de corrupción y luego se fue descubriendo una serie de casos de corrupción que llegan hasta el regalo de aviones. Jimmy deja un país peor del que se encontró, y eso es una lástima porque se tiene la sensación de que en cuatro años no se ha avanzado en absolutamente nada. Deja una media de 4.500 personas fallecidas por violencia al año. Es cierto que no la ha provocado él, pero tampoco ha hecho nada para paliar esta violencia y para que disminuya la violencia. Y el reflejo de todo ello es la cantidad de personas que están migrando hacia los Estados Unidos.

La segunda caravana de migrantes cruza a pie el río Suchiate, que separa a Guatemala de México, en 2018. Ph. Reuters

¿Qué establece el Acuerdo de Tercer País Seguro que firmó Morales con el gobierno de Estados Unidos?

–Miles de personas siguen emigrando y huyendo de esta miseria y la violencia, y lo que ha hecho el presidente es haber llegado a un Acuerdo de Tercer País seguro con Estados Unidos, que dice que a partir de ahora todos los hondureños y los salvadoreños que viajen hasta los Estados Unidos no van a poder pedir asilo allí sino que lo van a tener que hacer en Guatemala, un lugar donde se producen 4.500 muertes violentas por año, donde no se consigue trabajo y donde la situación no es mínimamente segura para que los hondureños y salvadoreños puedan quedarse. Todavía el acuerdo no ha entrado en vigor porque la Corte de Constitucionalidad aceptó un amparo donde el Procurador de los Derechos Humanos dijo que tiene que tener el visto bueno del Congreso de Guatemala. Ahora mismo, el acuerdo está en un impasse y no sabemos si va a entrar en vigor.

Vos viajaste y trabajaste en una de las caravanas migrantes del 2018. ¿Cuál es realmente el problema que se está dando con la emigración hacia los Estados Unidos y cómo fue la experiencia?

–Es un viaje a la desesperada. Dejas absolutamente todo en tu país, y no digo solo cosas materiales, hay familiares. Hay muchas mamás que dejan a sus hijos e hijas en su país de origen, lo cual quien sea padre o madre podrá comprender y empatizar con estas personas que están dejando lo que más aman atrás, sin la certeza de que vayan a tener éxito en su camino y sin saber si Estados Unidos les vaya a abrir la puerta. Es un viaje durísimo. Ahora mismo ya no hay caravanas, México ya se encargó de dinamitar cualquier tipo de intento de la caravana. El actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue muchísimo más beligerante con las caravanas que el de Peña Nieto. ¿Cómo? Haciendo auténticas redadas y deteniendo y expulsando a los hondureños, guatemaltecos y salvadoreños pero también de Cuba, Haití y otros países. Haciendo el trabajo sucio antes de que llegaran a Estados Unidos.

Mi experiencia fue un caminar de 30 o 40 kilómetros diarios para llegar a ciudades en las que ibas a dormir en el suelo. Hacía mucho calor por el día y mucho frío por la noche. Por supuesto, no contaban con los abrigos suficientes, había que hacer cola para comer, los baños no tenían las condiciones higiénicas mínimas. Realmente es muy, muy duro. Lo único que perseguían era el sueño de una vida mejor. Entonces, para ellos ese camino era una transición hacia ese sueño, y la gasolina que tenían cada día era el sueño de llegar a los Estados Unidos y poder mejorar su vida. Pero no desde un punto de vista egoísta sino de ayudar a los que se quedaban atrás, a esos familiares que necesitan de las remesas, que en Guatemala son un 12% del PBI. ¿Por qué huyen? No hace falta más que venir a estos países: la violencia endémica y una miseria a la cual ningún mandatario le pone freno. Yo tengo cero confianza en que Giammattei vaya a reducir la pobreza. A su promesa de un millón de empleos durante esta Legislatura, con un plan de innovación, vamos a darle el beneficio de la duda. Pero teniendo en cuenta que es una persona que defiende la pena de muerte para acabar con la violencia, nos podemos hacer un poco la idea de por dónde van a ir sus políticas.