mutacionesPor Federico Larsen. El 2015 cierra un ciclo marcado por la renovación de las dirigencias progresistas en América Latina, y abre uno nuevo donde los equilibrios políticos parecen modificarse nuevamente a requerimiento de los nuevos mercados internacionales. El recambio comenzado con la consolidación -fraudulenta o no- de la derecha en Honduras, continuó luego con las elecciones en Chile, Colombia, Brasil, Bolivia y Uruguay, y podría llegar a culminar con las próximas legislativas en Venezuela y las elecciones generales en Argentina. La tendencia parece estar marcada por cierto reflujo de las fuerzas populares y progresistas en favor de vertientes moderadas o inclusive de derecha. Un rumbo favorecido por un nuevo flujo de capitales hacia el continente y su injerencia en las nuevas relaciones de poder.

IntegraciónPor Federico Larsen. En los últimos años se multiplicaron los esfuerzos para generar una mayor integración entre los pueblos, los gobiernos y las economías de América Latina. La coordinación y construcción de alternativa por parte de los movimientos sociales del continente, a través de las cumbres de los pueblos que acompañan a los grandes encuentros intergubernamentales, o las brigadas internacionalistas, es hoy un elemento de gran envergadura en la región.